Obesidad infantil

|

Desafortunadamente, cada vez es más frecuente ver niños obesos. La obesidad infantil es peligrosa y los padres debemos estar alerta para controlarla a tiempo. Enfermedades como la diabetes, colesterol elevado o presión alta, son algunas de las consecuencias de la obesidad en edades tempranas y a esto se añaden los problemas de autoestima y psicológicos que van a afectar a un niño obeso.



Nosotros como adultos, podemos darnos cuenta si nuestros hijos están con sobrepeso y están llegando al límite para convertirse en niños obesos. Es ahí cuando debemos actuar para evitar que el problema llegue a mayores consecuencias y sea mucho más difícil de corregir. Si no estan seguros si su hijo tiene sobrepeso o ya es obeso/a, consulte a su médico para que mida su masa corporal. El médico le dirá si está por encima de su peso normal y ahí es cuando debe vigilar muy de cerca que no se convierta en obesidad.

¿Cómo podemos ayudar los padres para que nuestros hijos no sean obesos?

Lo primero que debemos hacer es alentar a nuestros hijos a que hagan ejercicio. Por lo menos una hora diaria. Estamos en los tiempos de la comodidad, la tecnología, los niños no salen a la calle y se pasan muchas horas sentados frente a la televisión. Una hora de ejercicio al día, no solo favorece la salud, sino que fomenta la relación entre padres e hijos y puede ser divertido. El fútbol, el baile, correr en el parque o realizar cualquier actividad física les va a hacer desarrollar buenos hábitos que le servirán para toda la vida.

Después hay que vigilar la alimentación. Intentemos que nuestros hijos coman frutas y verduras todos los días. Podemos empezar con pequeños cambios, introduciendo estos alimentos poco a poco en su dieta. Por ejemplo, podemos sustituir los refrescos de cola por zumos naturales o darles una merienda sana (en lugar de un donut, un yogur). Evite las galletas, dulces o la comida procesada, ya que tienen un alto nivel de azúcar y grasa. Si podemos, debemos dar ejemplo y nosotros mismos consumir alimentos sanos delante de ellos y animarlos a preparar platos coloridos y nutritivos con formas divertidas para alentarlos a comer más sano.

Para el desayuno en la escuela, es bueno poner una fruta siempre y un sandwich ligero. Un desayuno equilibrado está compuesto de frutas, cereales, leche e hidratos de carbono. Intenten que todos coman en la mesa, sentados y sin prisas. Si hace falta, despiértelos un poquito antes para que tengan más tiempo y puedan comer relajados.

Intente cocinar utilizando ingredientes frescos en lugar de comida ya preparada y procesada. Como madre, ya sé que es difícil pues no alcanza el tiempo para todo, ya que los tiempos han cambiado y ambos padres suelen trabajar fuera de casa, pero hay que intentar hacer un esfuerzo por la salud de nuestros hijos. 

Acostúmbrese a leer las etiquetas de los alimentos que vaya a comprar, evitando las grasas y el azúcar. Sustituya las patatas fritas por frutos secos, los refrescos por agua o jugos, el helado por yogur. Intente darles a probar una verdura diferente cada semana, hasta que se habitúen a tomarla.

Evitar que nuestro hijo sea obeso, es un esfuerzo que debe hacer toda la familia en conjunto. Hay que intentar comer todos juntos en la mesa, sentados sin distracciones, ni teléfonos ni televisión, disfrutando de una comida sana y una conversación en familia. 

El deporte y la buena alimentación, deben formar parte de nuestra vida cotidiana. Recuerde que la obesidad no aparece de golpe. Es un proceso que lleva tiempo. En nuestras manos está el pararla a tiempo.

Para más información, lea nuestro artículo anterior : Jóvenes y alimentación saludable




Películas interesantes sobre adolescentes

|


La adolescencia es una etapa difícil y si le sumamos el acceso de hoy día a las nuevas tecnologías, nos puede parecer que perdemos el control sobre su educación y su entorno. En el cine hay muchas películas que tratan sobre este tema, pero queremos recomendar dos en particular, para padres de adolescentes que los harán reflexionar y entender algunas situaciones.

La primera película es Disconnect, una película del 2012 que muestra a un grupo de personas que se relacionan mediante las redes sociales, con diversas situaciones entre adolescentes, donde intentan explicar que la tecnología también es una herramienta peligrosa que puede llevar a nuestros hijos adolescentes e inmaduros a situaciones límite. La otra película es más reciente, se llama Men, Women & Children o en español Hombres, mujeres & niños, donde narran la historia de un grupo de adolescentes que se relacionan mayoritariamente en un mundo virtual y sus padres intentan entender la manera en la que internet ha cambiado su forma de relacionarse con el mundo. Quizás algunas situaciones que presentan son muy extremas, pero vale la pena verla y conocer un poco esa etapa por la que todos pasamos, pero ahora que somos padres, se nos hace un poco difícil entenderla.

Ambas películas son interesantes porque tratan temas como el bullying (acoso), la anorexia, la adicción a las redes sociales, las relaciones interpersonales, los jóvenes y la tecnología, el sexo o algunas situaciones que algunos padres de adolescentes no saben como interpretar ni cómo lidiar con ellas.

Como hemos comentado en algunas ocasiones, la seguridad online es muy importante y debemos estar al tanto de las acciones de nuestros hijos en la red, sin tampoco exagerar ni obsesionarse con tenerlos controlados a cada instante, ya que necesitan un voto de confianza por nuestra parte, por eso insistimos en que la comunicación y una relación abierta es la mejor arma para que nuestros hijos adolescentes nos cuenten sus problemas, sus dudas y acudan a nosotros ante cualquier situación que se les presente, ya sea en la red o en el mundo real.

Desde Educando a nuestros hijos, nos despedimos por este año 2014 y les deseamos a todos un feliz y próspero año 2015, donde les traeremos muchos más temas interesantes sobre lo más importante de nuestras vidas: nuestros hijos.

El cumpleaños perfecto

|

Se acerca el cumpleaños de nuestro hijo o hija y una vez más debemos pensar en cómo lo vamos a celebrar. A veces la preparación de un cumpleaños nos puede generar estrés, pues queremos que nuestros hijos se sientan a gusto y que los niños disfruten en un cumpleaños perfecto. Pues queridos amigos, desde Educando a nuestros hijos, queremos recordales que la perfección no existe. Un cumpleaños perfecto sería un cumpleaños donde no falte la diversión y para eso no hace falta hacer un gasto exagerado ni contratar muchos servicios, simplemente podemos usar nuestra imaginación y conocer los gustos de los más pequeños. 


Aquí les damos unas pautas para celebrar un cumpleaños de forma simple y sin estrés. 

Lo primero es decidir qué tipo de cumpleaños queremos hacer. ¿Queremos hacer una pequeña fiestecita en casa con la familia más cercana o queremos invitar a sus amiguitos de la clase? ¿queremos celebrarlo a lo grande en un lugar donde lo dan todo hecho o queremos sorprender y hacer una fiesta más personalizada? Si el cumpleaños cae en una época donde hace buen tiempo, lo ideal es hacerlo al aire libre. Los niños disfrutan mucho más jugando al aire libre y compartiendo con los amigos en un ambiente natural. Otros sitios para celebrar cumpleaños podrían ser en la bolera, en los parques temáticos, en los hinchables, etc.

El siguiente paso es elegir un tema. Este año entre las niñas triunfa Frozen. Mi hija va a cumplir 6 años y su única petición es que toda su fiesta sea de Frozen, para lucir tan bonita como Anna o Elsa.
Afortunadamente, hay temas para todos los gustos y en las tiendas podemos encontrar cualquier tipo de decoración; Hello Kitty, Lego (si quieren ver cómo celebrar una fiesta de Lego de forma divertida y económica, puse aquí), Frozen, deportes, superhéroes, hadas, etc...
Si no desean escoger un personaje, también se puede organizar el cumpleaños de un tema, por ejemplo de mariposas, coches, etc y hacer nosotros mismos la decoración, incluso puede pedir que los niños vengan vestidos de algún color en especial o acordes al tema elegido.

Ahora viene la siguiente cuestión, un poco peliaguda: ¿A quién invitamos a la fiesta de cumpleaños? Para ello debemos contestarnos estas preguntas: ¿ Cuánta gente cabe en el lugar elegido?, ¿A cuántos niños podemos supervisar sin estresarnos?, ¿Invitaremos a toda la clase o sólo a sus mejores amiguitos? Si invitan a toda la clase, las invitaciones se pueden entregar en el colegio, pero si sólo invitan a unos cuantos amigos, es mejor enviárselas por correo o email, para que los demás no se sientan excluidos.
Recuerden que hay que tener en cuenta a los hermanos, que generalmente también asisten y a los padres que acompañan a sus hijos. Intente invitar a los amiguitos con los que realmente sus hijos se llevan bien y no a los hijos de los adultos con los que usted tiene amistad.

Para las invitaciones de cumpleaños, recuerden poner toda la información del cumpleaños, donde se va a celebrar, la fecha y hora (incluyendo la hora en que finaliza), si hay que dejar sólo a los niños, la edad del niño que cumple años, y un nombre y teléfono para confirmar la asistencia. Hay algunas páginas web en las que pueden crear invitaciones personalizadas (paperlesspost o evite.com son algunos ejemplos).

Una vez tenemos todo elegido, hay que decidir las actividades que haremos en el cumpleaños. Recuerden escoger actividades propias de la edad de sus hijos. Intente que ellos se involucren y participen en la decoración, los juegos y actividades. Para ver algunas actividades que se pueden hacer en un cumpleaños, vean nuestro artículo anterior relacionado con este tema.

Elegir la comida: Lo mejor es servir snacks saludables y alimentos libres de mucha azúcar que a los niños les gusten. A todos los niños les gusta la pizza, así que es una buena opción para servir en un cumpleaños. También se pueden hacer pinchitos variados con pan, jamón, queso, frutas, etc. 

Las bolsitas de caramelos no son obligatorias, pero si quiere hacerlas, en lugar de tantos dulces, lo mejor es darles algo diferente: bolsitas con objetos de manualidades, un librito para colorear, útiles escolares, etc.

Antes de decidir el tipo de cumpleaños que quiere hacer, recuerde hacer un presupuesto para que luego no le superen los gastos. Recuerden que no es necesario gastar mucho dinero para que los niños disfruten. Ellos simplemente quieren pasárselo bien junto a sus amigos. El ambiente tiene que ser relajado. Si usted y sus hijos celebran tranquilamente y sin estrés, seguro que pasarán un cumpleaños perfecto!