Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Los niños del milenio...¿saturados por tanta información?

|


En estos días mi esposo me recomendó un vídeo de Simon Sinek, un orador estadounidense que hablaba de la próxima generación de jóvenes que habrán accedido al mundo laboral en 2020, llamados los chicos del milenio. Me pareció muy interesante el enfoque en el que este señor plantea que la próxima generación va a tener muchos problemas de adaptación en el mundo laboral porque están acostumbrados a tenerlo todo inmediatamente, a no luchar para conseguir sus objetivos porque han crecido acostumbrados a que todo lo que piden lo tienen al instante y comenta que esta generación llega al mundo laboral pensando que son especiales, porque así es como los han criado y cuando se dan cuenta de que no lo son, suelen frustrarse y venirse abajo.

Otra de las causas de este comportamiento es la saturación de información y el acceso a tanta tecnología que reciben desde muy pequeños. Por todos es sabido que los menores demuestran una familiaridad excesiva en el manejo de tablets, teléfonos inteligentes y computadoras, porque han tenido fácil acceso y han crecido utilizando estos dispositivos muy a menudo.

Comenta Sinek que el uso continuado de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, hace que se libere un químico en el cerebro llamado dopamina, que hace que uno se siente bien cuando recibe "me gusta" en sus fotos, en sus comentarios, etc, creando una adicción como si fuera una droga.

El famoso orador culpa de esta adicción a la crianza de los padres, a la tecnología con la que han crecido y a la impaciencia de estos chicos cuando no logran adaptarse al mundo laboral. Dice que esta generación crece con una autoestima mucho más baja que las anteriores y que en cierto modo, los padres somos culpables por protegerlos tanto, por darles ese acceso inmediato a lo que piden y por no medir y limitar el tiempo que éstos permanecen construyendo relaciones sociales ficticias, descuidando las relaciones familiares y de amistad reales.

Si nos detenemos a pensar, muchas cosas de las que dice son ciertas. Muchos padres les damos la tablet a nuestros hijos porque así tenemos un momento de tranquilidad o para que estén entretenidos. No se nos ocurre dejar nuestro propio teléfono y nuestras cosas para compartir con ellos momentos de calidad, fomentar su imaginación o creatividad. El mundo que nos envuelve va muy deprisa y a veces hay que parar en seco y volver a los tiempos de antes, a relacionarnos y hacer cosas en familia, actividades en la naturaleza, juegos educativos, etc.

¿Cuántos de ustedes serían capaces de lograr que sus hijos estén una semana completa sin acceso a ninguna pantalla (ni tablets, ni computadoras, ni teléfonos, ni videojuegos, ni televisión)? Yo lo pienso y hoy en día me parece imposible lograrlo. Cuando se lo insinuo a mis hijos me dicen, "¿pero mamá, qué vamos a hacer? ¡Nos vamos a aburrir! Y yo pienso - ¡Pero si tienen la habitación llena de juegos, libros de colorear, libros para leer! Pero no; lo más fácil es  caer en la tentación y darles acceso a sus adoradas pantallas. 

Hay que reconocer que la sociedad no nos lo pone fácil tampoco. Las escuelas cada vez ponen más tareas a realizar en la computadora o lectura en medios digitales. Todo lo que nos rodea está informatizado, los amigos tienen teléfonos desde muy jóvenes y se comunican por esta vía. El que no lo tenga está "fuera de onda" y  "tiene que ponerse al día".

En conclusión, sólo pido que como padres reflexionemos sobre esto, que preparemos a nuestros hijos para los fracasos, para no acceder a todo tan rápido, para que sepan valerse por ellos mismos y nos hagamos nuestro propio reto: ¿Cuántos días podemos lograr que nuestros hijos estén "desconectados"? Agradecería comentarios al respecto y si algún padre o madre se lo ha propuesto y lo ha logrado, que nos cuente sus experiencias.

Aquí les dejo el vídeo en el que Simon Sinek expone todo esto:

2 comentarios :

Aprendemos con mamá dijo...

Sí es verdad, yo he crecido así pero lo bueno q aprendí fue a siempre utilizar bien el internet y a no perder el tiempo viendo programas inútiles de tv

Antillanasoy dijo...

Sí, muchas veces los padres somos los que tenemos que orientar a que los chicos vean contenido de calidad y que aprovechen haciendo otras cosas más didácticas y menos tecnológicas. Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada