Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Mostrando entradas con la etiqueta hábitos lectura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hábitos lectura. Mostrar todas las entradas

Lectura para niños

|

Ahora que se acerca la Navidad, qué mejor que regalarle libros y cuentos a nuestros hijos para estimular su imaginación y animarlos a sumergirse en el mundo de la lectura. Siempre hemos aconsejado a los padres que lean con sus hijos y les acompañen en este mundo de aventuras e historias tan necesarios para su aprendizaje y tan bueno para desarrollar su lenguaje, ampliar su vocabulario y disfrutar juntos las increíbles historias que nos brindan los diferentes libros que existen en el mercado.

Es aconsejable empezar desde bien temprano a mostrarles cuentos con colores vivos e historias cortas que puedan asimilar. Desde los primeros meses, los bebés disfrutan escuchando a papá o mamá contándoles cuentos y enseñándoles los bonitos dibujos.

Cuando cumplen un año, los niños reconocen y comprenden bastantes palabras y muchas veces nos piden que les contemos los cuentos una y otra vez. En esta edad, son aconsejables los cuentos simples y cortos, con muchos colores, que puedan tocar, rascar, o descubrir imágenes escondidas.

Aquí les mostramos algunos ejemplos de libros para niños de 0 a 3 años:


Cuando ya crecen un poco más, los niños son capaces de entender historias un poco más complejas. Entre los 3 y 6 años, los padres podemos contarles cuentos utilizando la entonación apropiada para cada personaje, haciendo gestos y movimientos que llamen su atención o poner voces diferentes. Es bueno crear intriga al contarles los cuentos y preguntarles ¿Qué crees que pasará ahora?

Sobre los 4 o 5 años, los niños empiezan a interesarse también por los textos y empiezan a preguntar lo que pone en cada página. En esta edad, deben predominar los cuentos con más imágenes que textos, con frases cortas de fácil lectura.

Aquí les mostramos algunos libros interesantes para niños entre 3 a 6 años:


Una vez empiezan a leer, conviene dejarles elegir los cuentos que más le gusten, ya sean tebeos o libros, pero lo importante es que lean. No debemos obligarles a leer, lo que debemos inculcarles es el amor por la lectura, mostrarlo como algo divertido o un rato de satisfacción.

Una vez más, os decimos que el ejemplo que damos los padres es fundamental. Mientras más leen los padres y más libros hay en casa, más fácil es que un niño se interese por la lectura.

Sobre los 6 o 7 años, debe haber un equilibrio entre el texto y las imágenes. Los textos deben contener diálogos y ser cortos. Cuando el niño se inicie en la lectura, es bueno que vaya leyendo por capítulos o páginas para estimularles.

Libros para niños entre 6 y 8 años


Nunca debemos usar la lectura como castigo o insistirles para que lean cuentos que no les gustan. Tampoco debemos obligarles a leer un libro que deja a la mitad por aburrimiento.

Un buen consejo es visitar la biblioteca asiduamente con ellos, dejándolos elegir cuentos que le llamen su atención, leerlos con ellos y llevarte alguno a casa para explorarlo.

Si les gusta el deporte, ¿por qué no comprarles la prensa deportiva para que la lean? Es una forma de estimular la lectura. También es buena idea visitar librerías para hojear los libros o comprar algún tebeo de vez en cuando si les gusta. Tampoco vamos a atiborrarlos de libros, hay que dejar que se los ganen y conseguir que un libro sea un regalo satisfactorio para ellos.

Por último queremos subrayar, que un niño acostumbrado a la lectura es muy difícil que caiga en el fracaso escolar, por lo que sería importante que las familias fomentemos en ellos el hábito y el gusto por la lectura desde muy temprana edad para que sepan que leer es un verdadero placer.

Niños de 8 y 9 años: en el cole

|

Los niños en edad entre 8 y 9 años ya son bastante independientes. Han superado el primer ciclo de primaria y ahora deberán afrontar nuevos retos y novedades en el próximo ciclo escolar.


En general, los niños de esta edad, ya conocen las operaciones básicas matemáticas y ahora deben poner en práctica todo lo aprendido en los años anteriores. Los padres debemos supervisarles, sin estar encima de ellos todo el tiempo, pero vigilando constantemente su proceso educativo.

Cuando los niños de 8 y 9 años empiezan en tercero de primaria, todo resulta un poco más complejo. Ahora tienen más libros, más contenidos y más exámenes. En esta etapa llegan unos cambios que no todos los niños saben enfrentar, por ello es esencial, la comunicación entre los padres y la escuela, para poder ayudarles y detectar a tiempo las posibles dificultades.

Los niños en esta etapa, empiezan a trabajar haciendo esquemas y resúmenes para organizar mejor la información. Es muy importante la asignatura de conocimiento del medio, en la que se estudia el cuerpo humano, el agua, las plantas y animales, etc. Son contenidos para los que los padres estamos preparados para ayudarlos. Sería ideal mostrarles a los niños estos contenidos de forma práctica, por ejemplo, llevándolos a museos, a jardines botánicos o experimentando con el agua, ya que de esta forma es mucho más probable que le quede en la memoria.

Referente a las matemáticas, los niños entre 8 y 9 años ya conocen las operaciones básicas. En esta etapa, refuerzan la multiplicación y se inician en la división, por lo que es indispensable que se aprendan las tablas de multiplicar. También en este ciclo, empiezan a plantearse problemas donde deben utilizar varias operaciones combinadas. Para resolver estos problemas, se deben leer varias veces para identificar los datos necesarios e intentar llegar a la solución.

Es muy importante también, que los niños adquieran buenos hábitos de lectura, pues en lengua castellana, se trabajará mucho la comprensión lectora, la gramática y ortografía. Los padres debemos buscar fuentes de lectura (aunque sean cómics o revistas) para fomentar este hábito en ellos. A esta edad, los niños deben ser capaces de sintetizar y resumir la información global, por ello sería bueno que los padres les preguntemos sobre lo que han leído para que ellos nos lo resuman con sus propias palabras.